Entrenamiento para iniciarse en fútbol

Para entrenar con niños y enseñarles a jugar al fútbol hay muchos factores como las técnicas deportivas que son iguales que las que realizan los grandes jugadores profesionales pero luego hay otras reglas que tienen que adaptarse a la edad de los niños que lo practican.
Entrenar es educar, por lo que el entrenamiento deportivo a estas edades requiere de mucha importancia a factores que van influyendo en cada niño y que poco a poco pueden acabar determinando su condición en un futuro.
El entrenamiento deportivo, entendido como proceso de adaptación y transformación de los niños en cuanto al fútbol se refiere tiene que ser:

Como todo entrenamiento, tiene que estar compuesto por un entrenamiento psíquico, técnico, táctico y físico, lo que en su conjunto hace que el niño tenga una preparación lo más completa posible. El entrenamiento físico en los niños que quieren iniciarse en el fútbol tiene que basarse en entrenar los siguientes aspectos:
Es la facultad para sostener un esfuerzo eficientemente el mayor tiempo posible. Depende principalmente del sistema circulatorio y respiratorio y se trata de conseguir hacer ejercicio un mayor tiempo al ritmo de cada uno sin experimentar sensación de fatiga.
Es la aptitud de correr una misma distancia en un menor tiempo. En fútbol está muy asociada a la capacidad de arrancar y frenar repentinamente, hacer giros, cambiar de dirección…todo en el menor tiempo posible
Es la facultad de vencer una resistencia independientemente del tiempo empleado. Es necesaria principalmente para el remate, el cabeceo, la carga… y para la integridad física general del jugador.

Es la capacidad de realizar movimientos de gran amplitud con facilidad. Tienen que ser movimientos simples, fáciles y no forzados de forma que se economice el esfuerzo realizado.
Es la facilidad de cada jugador de hacer con precisión ciertas acciones relacionadas con el fútbol. Se combina la agilidad con la velocidad y resistencia para conseguir adquirir ese aprendizaje que permite la destreza global del jugador.
Es la facultad de utilizar las propiedades del sistema nervioso y muscular en conjunto sin que se interfieran entre ellas para conseguir buenos resultados de los movimientos: reacciones rápidas, acciones precisas y equilibradas, etc.
La aplicación de todos estos conocimientos en el entrenamiento individual de cada jugador infantil conseguirá un resultado satisfactorio en el resultado del entrenamiento global del equipo. Si se empiezan a trabajar todos estos conceptos desde edades tempranas, será mucho más fácil conseguir resultados cuando esos jugadores sean más avanzados.
Foto Creative Commons